Las mejores salsas para acompañar tus platos de carne

Plat12.2205

Las salsas son el excelente complemento para dar el toque final a tus platos. Ya sea para aderezar tus guisos o para acompañar carnes a la brasa, estas serán las perfectas aliadas para sacar el máximo partido a tu menú.

En función del tipo de carne y de la cocción empleada para cada una de ellas, te proponemos varias ideas de acompañamientos que no dejarán indiferentes a tus comensales.

1. Salsa española

Con origen en el siglo XVII, esta salsa está compuesta principalmente por una elaboración de roux oscura, a la que se añade un vino generoso, caldo, carne picada, verduras y algunas especias como clavo, laurel y pimienta molida. La salsa española es el acompañamiento ideal para carnes guisadas como el redondo de ternera o como aderezo  para tus albóndigas.

2. Samfaina

La samfaina es una elaboración de origen catalán-valenciano a base de berenjena y calabacín en dados sofritos con cebolla, tomate rallado, ajo y aceite de oliva. Esta salsa se suele presentar acompañando a carnes blancas como el conejo y el pollo, o a algunas carnes rojas como la costilla de cerdo.

3. Salsa de setas

Esta salsa es una preparación elaborada con setas, cebolla, zanahoria, apio, vino tinto, tomate tamizado y puerro. Esta saludable receta combina a la perfección con diferentes tipos de aves asadas, como el pollo, el pavo o la perdiz.

4. Salsa barbacoa

Al pensar en salsa barbacoa resulta inevitable pensar en unas tiernas costillas ahumadas embadurnadas con este condimento. Con origen estadounidense, esta salsa resulta deliciosa acompañando a una buena carne a la brasa. Sin embargo, si no dispones de una parrilla, también puedes utilizarla para acompañar tus carnes a la plancha. Para terminar de dar forma al plato, bastará con unas patatas fritas o un puré de patatas trituradas como acompañamiento. ¡Buenísimo!

5. Salsa a la pimienta verde

La salsa a la pimienta verde es una fina receta que presenta una gran variedad de opciones a la hora de acompañar tus platos. Aunque combina a la perfección tanto con pasta como con platos de pescado y de carne, hoy nos centraremos en esta última variante.

Una buena opción es servirla con costillas de cerdo. Para ello, marcamos el solomillo en una sartén, bajamos el fuego y lo dejamos cocinar. Posteriormente, añadimos la salsa y ¡listo para disfrutar!

 

Comments are closed.